Blog
Página 1 de 1
16
MAR
2016
Y que ésta se mantenga viva...
Diana Lug Broos

Sabes que no hay mar que sea inmune a un viento furioso, tampoco ninguna tierra indemne ante el fuego... y por alguna razón ningún corazón resiste al frío, se pudren y además contamina todo cuánto les rodea... es una enfermedad celosa, sienten que todo su entorno les debe acompañar en su proceso de extinción... decimos NO!!

Porque cada corazón es capaz de vibrar ante el calor, y un calor que él mismo puede generar, es independiente, no necesita nada más que su propia luz, y que ésta se mantenga viva, a cuánto más calor esté expuesta más crecerá y se expandirá, pero no consumirá ese corazón, simplemente lo transformará para entrar en otra vibración que compartirá con el resto de los corazones, retroalimentándose de la misma energía, y esa luz nunca nos cegará, nos hará ascender y volar.

Por eso nunca tengas miedo de quemarte, déjala crecer y mantenla siempre encendida, que nunca se apague... y los corazones fríos sentirán que existe el calor humano, que no es una leyenda, sino una realidad.

 

© Diana Lug Broos 2013



 

Página 1 de 1